Ari y Azu hacen las paces con todos