Vero, Ochoa y Ari, ¡ladronas de nocilla!