Ricky, el más 'odiado' por sus compañeros