Han, Aritz y sus juegos 'subidos de tono'