La hora más larga de Sofía