Eva: “Susana no tiene la culpa, la tienes tú”