Ángel Garó no aguanta unos tensos posicionamientos: “Me entran ganas de vomitar, tengo nauseas”