Irma Soriano, sobre Aída Nízar: “A lo hecho, pecho”