Los amuletos de Kiko Rivera: el cojín de su madre y el chupete de su hijo