Fede, aislado: "¡Es un mueble!"