Un perdón y muchas lágrimas en la despedida de Sandro Rey