Alejandro y Sema, destrozados tras la expulsión de Liz