Carlos y Rappel, lucha de egos