Alejandro, decidido a marcharse: "Aquí estoy apagado, cada día es el infierno para mí"