Carlos y Laura sellan la paz con un brindis pero los dardos no desaparecen entre ellos