"Siempre smile" vs "Adoro mi vida", las dos caras de una misma realidad