Miriam, a lágrima viva, escucha un audio de su madre: "Somos un solo corazón"