Rodrigo Alves, el Ken humano: “Tengo una adicción, no me gusto cuando me miro”