Gimeno quiere dejar el tratamiento