La Roja despega con fuerza