Sixto, el camarero

A Sixto le aburría estar sentado en clase, así que en cuanto pudo se puso a trabajar y siempre trabajó en lo que quiso: en su bar. Con esos trabajos recorrió media España, pueblo a pueblo. Y es que nunca se echa hacía atrás con nada.