Portugal, una semana después del incendio más devastador de su historia