Las empresas españolas se preparan para su nueva relación con Reino Unido: sin aranceles, pero con más burocracia