El Gobierno británico está dispuesto a cerrar las playas del Reino Unido ante la invasión de gente