Pubs abiertos y estampida de los británicos a sus playas por la ola de calor: cóctel supercontagiador