Simone Biles logra su victoria más ansiada: el largo abrazo de sus abuelos al volver a casa