Buch culpa a los invitados a los Premios Princesa de Girona que fueron acosados por “no utilizar los autobuses”