La táctica del ibuprofeno no acaba con la fiebre nacionalista: ahora, un relator, que no mediador