En la unidad de semicríticos del Hospital Zendal de Madrid: dar oxígeno sin intubar para salvar vidas