Irene Lozano compara el 1-O con una violación porque votaron sin permiso