Pitada a Sánchez en Barcelona: la resaca política de la violencia en las calles