Primera noche sin incidentes tras una semana de altercados en Cataluña