La proximidad de las citas electorales marca la confrontación política en el 8M