La quema del muñeco de Puigdemont indigna a los independentistas