La odisea de los rastreadores covid: las excusas de los ciudadanos para no dar sus datos