Los rastreadores, la pieza clave para contener al coronavirus: localizan de 4 a 16 contactos por cada contagiado