Enfermos a 35 grados en el hospital de Pontevedra