El presunto asesino de Laia había limpiado la sangre del piso