Brenton Tarrant, sospechoso del ataque a dos mezquitas en Nueva Zelanda, se defenderá él mismo en los juzgados