El autor de los atentados de Nueva Zelanda pretendía seguir atacando tras los tiroteos en las dos mezquitas