Así se estrechó el cerco a Bernardo Montoya