Angustia entre los vecinos de Cebolla: "¡Ay, ay, ay lo que está viniendo!"