La gota fría entra en la Península Ibérica dejando intensas tormentas