El crimen de Javier Ardines fue por los celos del presunto inductor, según la Guardia Civil en el juicio