La jueza deja mudo al presunto autor intelectual del asesinato de Ardines: el idilio de su mujer con él comenzó a los 17