Celos, traición y una mujer rota: lo que se escondía tras el crimen de Ardines