La defensa de El Chicle recurre la sentencia y arremete contra fiscales, forense, testigos y guardia civil