La DGT intensifica los controles en las carreteras secundarias, que registran el 77% de las muertes en carretera