Campaña de la DGT para evitar las más de 1.000 muertes en las carreteras convencionales