Vergüenza, miedo e incertidumbre: las familias de los ancianos de la residencia de Lliria están en vilo